viernes, 16 de octubre de 2009

Google Street View, el nuevo Gran Hermano

A estas alturas, hay poca gente ya en nuestro país que todavía no conozca el Google Street View. Es una herramienta que proporciona a sus usuarios imágenes reales de 360º de las principales ciudades del mundo. Esto te permite hacer una visita previa a cualquier parte sin tener que levantarte de la silla. El proyecto nació de las manos del todopoderoso Google el año 2007 y desde entonces ha ido creciendo sin parar hasta llegar a España en 2008.

Este proyecto es posible gracias a unos coches equipados con cámaras de fotos encima que recorren nuestras ciudades disparando sin piedad al estilo Rambo, llamados Google cars. Y por si los coches no pudieran pasar, se han sacado de la chistera unos triciclos que ya están tomando imágenes de las zonas peatonales que todavía quedaban ocultas a los ojos del mundo. Aunque curiosamente, parece que la calle en la que yo vivo no era del agrado de alguno de sus conductores, algo que me irrita especialmente.

En definitiva, lo que todo esto significa es que nada y especialmente nadie escapa de la mirada curiosa de Google excepto yo y mis vecinos. Evidentemente esto supone un problema de privacidad para el resto del mundo que en su día la compañía se encargó de resolver emborronando las matriculas de los coches y las caras de la gente. Y diréis: problema resuelto. Pues resulta que no. Desde hace ya un tiempo, circulan por Internet imágenes curiosas tomadas por las cámaras Street View. Y es que claro, los conductores de los Google cars no pueden estar en todo, suficiente trabajo tienen ya con conducir todas las calles de gran parte del planeta.


A la vista están los resultados de esos pequeños “despistes”, por llamarlos de alguna manera. Lo que me resulta todavía más gracioso es que las imágenes también nos descubren cosas sobre los conductores de los Google cars. Como ejemplos, podéis ver a un conductor que se desvía de la ruta para tomarse un Big Mac o a otro que para en el arcén en pleno desierto australiano para aliviar sus ganas de mear (se conoce que allí no andan bien de servicios públicos). Lo que nos demuestra que ni que seas uno de “los suyos” puedes escapar del gran ojo de Google.

Así que amigos, cuando hoy salgáis de casa andaros con cuidado, la amenaza circula por nuestras calles.

3 comentarios:

  1. Sinceramente, siempre lo he pensado, que llegará el día en que nos controlaran en todo: cuando saquemos dinero del cajero automático, cuando cojamos del tren para ir a algun sitio... ¿qué será de las sorpresas que queramos hacer si los más tecnológicamente-adictos lo podrás saber todo? Como bien dices, viviremos en un Big Brother Global!!

    recuerda... BBG!!

    ResponderEliminar
  2. Si ya lo digo yo... ¡Google domina el mundo!

    ResponderEliminar
  3. un dia mirant x google view vaig trobar me mare girant la cantonada de casa nostra... quan li vaig ensenyar va flipar clar.. l'unic q em va preguntar va ser: a qui he de denunciar?! xd

    ResponderEliminar